Las claves para generar un negocio socialmente responsable

8 enero, 2017
noticia-negocioyresponsabilidad

En la actualidad, las empresas responsables no solo se ocupan de temas ambientales, sino también sociales y económicos. Durante 2016 seis fueron los ejes que lideraron las charlas y los programas sobre estos temas. Muchas de estas compañías, además, desarrollan reportes de sustentabilidad donde enmarcan todas sus acciones.

Ser una empresa responsable implica llevar adelante una unidad de negocios que contribuya a una mejora social, económica y ambiental de la comunidad en la que se opera. Para enmarcarse dentro de este concepto, las organizaciones implementan diferentes programas, proyectos, acciones e iniciativas vinculadas a la RSE y la sustentabilidad.

Dentro de este panorama, son varios los puntos que se tienen en cuenta a la hora de pensar en un negocio responsable. A saber: modelo de gestión y trabajo, públicos de interés y filosofía de la empresa, entre otros.

Para Gastón Corral, Director de Sustentabilidad Corporativa de HSBC Argentina, “hacer lo correcto” tiene que ver con diferentes variables: “Para ser una empresa responsable se debe asumir un rol proactivo ante las problemáticas de los lugares donde opera la compañía, preocuparse por las inquietudes de sus diferentes públicos de interés, desarrollar su negocio de forma sustentable, destinar recursos para contribuir al crecimiento de su entorno y establecer alianzas a largo plazo”.

En sintonía, Nicolás Dobler, Gerente de Sustentabilidad y RSE de Aguas Danone Argentina, también hace foco en escuchar todas las voces que trabajan con su compañía. “Una empresa responsable es aquella que mira y escucha a todos sus públicos de interés para definir con ellos los temas prioritarios de la sociedad y el ecosistema en el cual está inserta”.

Por su parte, Banco Galicia entiende el concepto como un todo que atraviesa a la empresa, sus clientes y los grupos con los que trabaja. “Entendemos a la sustentabilidad como un modelo de gestión integral y transversal que nos ayuda a identificar iniciativas alineadas a un comportamiento responsable y que también generen rentabilidad”, sostiene Constanza Gorleri, Gerente de Sustentabilidad de la entidad.

En este sentido, cumplir con las normas es una premisa que no conforma al personal de Kimberly-Clark (KC). “Ser responsables va más allá de lo establecido. Tiene que ver con alinear el ser, el hacer y el decir; es tener una coherencia interna y externa”, asegura Fernando Hofmann, Director de Asuntos Legales y Corporativos LAO – Región Austral de la empresa.

La búsqueda de resultados también es un concepto que adopta Honda Motor Argentina. Martín de Gaetani, Gerente Senior de Relaciones Institucionales, hace énfasis en la necesidad de generar acciones para lograrlo: “Si queremos ser sustentables, debemos trabajar constantemente para promover el equilibrio entre la empresa, la comunidad y el medio ambiente. Ser una empresa responsable implica poner en acción actividades y proyectos que garanticen la sustentabilidad de las operaciones diarias y que impacten de manera positiva y también concientizar a la sociedad sobre el rol que cada uno ocupa en la comunidad”.

Además de un perfil proactivo y generador, Milagro Medrano, Gerente de Relaciones Institucionales y Atención al Cliente de Banco Macro, también resalta el compromiso de su empresa: “Asumimos el compromiso de crear valor económico, social y ambiental en el corto, mediano y largo plazo, para beneficio de nuestra entidad y de cada uno de nuestros grupos de interés”.

Empresa responsable: el liderazgo de los empleados

Unánimemente, las empresas sostienen que ser una empresa responsable beneficia al trabajo y a los empleados.

“La gestión sustentable del negocio brinda beneficios para todos los grupos de interés de la compañía –indica Gorleri–. Eso nos permitió acercarnos a instituciones internacionales, locales, privadas y estatales para generar rentabilidad en el negocio”. Así como las relaciones fuera de la empresa dan curso al crecimiento organizacional, la gestión interna también aporta grandes ventajas. “La política y las prácticas de RSE deben atravesar la estructura completa de la compañía e involucrar a todas las áreas y el personal en su totalidad. Trabajamos muy de cerca con nuestros empleados para que ellos también puedan sumarse a nuestras acciones”, admite de Gaetani.

Pero los empleados también eligen un lugar de trabajo responsable donde se sientan valorados. Hofmann es consciente de esta realidad: “Trabajamos por los desafíos que hacen crecer, soñar y vivir mejor a todos nuestros colaboradores. A través de nuestras iniciativas buscamos afianzar una cultura integral de bienestar dentro del trabajo, con el cuidado de la salud física y emocional, y con acciones de esparcimiento. Además, los capacitamos y los involucramos en actividades solidarias que apoya la empresa”.

El trabajo integral de Danone también forma parte de su cultura. Según indica Dobler, la empresa trabaja de forma constante en promover hábitos relacionados con el cuidado del medio ambiente y para eso impulsa programas y políticas internas.

Si bien tanto Medrano como Corral coinciden en que las actividades responsables de una empresa influencian de manera favorable en sus empleados, también agregan al tablero nuevos jugadores: la igualdad, la diversidad y la inclusión. “Favorecemos la diversidad y la inclusión en el ambiente laboral, y consideramos a las minorías y a los grupos vulnerables”, resalta Medrano. Su par del HSBC está convencido del beneficio “notable” que promueven las iniciativas y actividades responsables de una empresa, ya que unen los criterios de eficiencia y sostenibilidad con el valor de la diversidad, igualdad de oportunidades, respeto y tolerancia.

Inclusión social e igualdad de género

Durante 2016, dos de los temas que más se abordaron dentro de los programas e iniciativas de RSE fueron la inclusión social y la igualdad de género. El primero, ligado a integrar a la vida comunitaria a todos los miembros de la sociedad, y el segundo, para que hombres y mujeres gocen de los mismos beneficios y derechos. Como parte de una movida social que se desprende de las políticas sustentables, el sector privado no podía mantenerse al margen.

Con la firme misión de “brindar salud a través de la alimentación a la mayor cantidad de personas”, Danone busca que las metas empresariales y el compromiso social formen un vínculo inseparable para promover objetivos económicos junto a un desarrollo sustentable. En este marco, desarrolla el programa Cartoneros, cuyo fin es reforzar y empoderar el enfoque cooperativo de los recicladores urbanos a través de capacitación, infraestructura y equipamiento.

HSBC también invierte en la comunidad, pero a través de iniciativas que desarrolla con diferentes ONG. Junto a Fundación Cimientos trabaja en programas de inclusión social para promover la empleabilidad de jóvenes de sectores desfavorecidos. “Con Fondation Forge entrenamos a jóvenes en las áreas de ventas y salud en varias zonas del país”, detalla Corral. En cuanto a la igualdad de género, la empresa desarrolla el programa Cantando con Equidad junto con Asociación Conciencia, que previene la violencia a través de la deconstrucción de los estereotipos de género.

En tanto, KC trabaja sobre tres pilares: educación, salud y medio ambiente. A través de +comUNIDAD desarrolla programas para concientizar y mejorar la calidad de vida de las personas. “Es una plataforma de inversión social que se enmarca en nuestra visión corporativa de mejorar la calidad de vida de las comunidades en las que estamos presentes”, sostiene Hofmann. Sus programas de salud se centran en la atención médica, la prevención y la educación en materia sanitaria y de higiene. “Este año también presentamos Agua Plus, una iniciativa que les brinda a los niños la posibilidad de acceder a agua segura y potable”, dice. En lo relativo a la educación, KC implementa la iniciativa InnovaTEC desde 2015, un concurso dirigido a docentes de escuelas técnicas de la provincia y ciudad de Buenos Aires, que busca identificar, premiar y replicar prácticas innovadoras en el aula.

Banco Galicia también hace foco en educación y salud, y en la promoción laboral. A nivel educativo tiene un programa que concientiza a los estudiantes secundarios sobre las finanzas y el sistema bancario, y otro que otorga becas universitarias a jóvenes en situación de vulnerabilidad. En el ámbito laboral, Galicia lleva adelante un proyecto de promoción de las microfinanzas, y el de línea de mezzofinanzas, a través del cual se financian emprendimientos y proyectos sustentables e innovadores. En tanto, el área de salud se ocupa del Programa de Prevención de la Desnutrición Infantil y el Programa de Mejoras de Hospitales y Centros de Salud.

A esta forma de encarar un negocio responsable se suma Banco Macro, que también cree que el progreso económico del país comienza por el bienestar y la inclusión financiera de personas y familias. “No basta con acercar el sistema financiero a las personas, sino que estas deben desarrollar los conocimientos, las aptitudes y las habilidades que les permitan utilizarlo de manera segura y beneficiosa para ellas”, remata Medrano. Para ello, la entidad lanzó en marzo de 2015 el portal Cuentas Sanas (www.cuentassanas.com.ar), que integra herramientas para facilitar el manejo de los recursos familiares y el uso eficaz de los productos y servicios bancarios. Además, junto al IAE Business School lanzó una nueva edición del programa NAVES, que posibilita a los emprendedores convertir sus ideas en negocios.

Empresas automotrices como Honda no son ajenas a la temática inclusiva. Pioneros en Movimiento, por ejemplo, es un programa para interiorizar a alumnos y docentes sobre diferentes problemáticas. También tiene iniciativas de seguridad vial y de manera complementaria organiza diferentes actividades destinadas a la comunidad.

Por un mundo mejor

Otro de los temas que fue central en las gestiones sustentables de 2016 tiene que ver con el cuidado del medio ambiente. Si bien el concepto ya tiene su lugar establecido en el ámbito de la RSE desde hace varias décadas, este año fue una de las cuestiones más abordadas. En este sentido, HSBC lleva a cabo el programa Agua en Escuelas, que promueve el acceso de agua segura para diferentes comunidades a través de filtros purificadores.

El compromiso de Danone de mantener un medio ambiente sano es fundamental para la empresa. En el marco de esta misión, trabaja en la protección de los ecosistemas naturales y en la preservación de los recursos y la calidad del agua. “Las más de 72 mil hectáreas protegidas de la Reserva Villavicencio materializan nuestro compromiso con la protección del ambiente –sintetiza Dobler–. No solo protegemos la biodiversidad, sino que también velamos por la pureza de nuestras aguas”. Por otra parte, a través de las campañas Dale un Giro y Rebotella, comunica sobre la importancia del reciclado y promueve hábitos sustentables. Danone también mide la huella de carbono de todo el ciclo de vida del producto en todas sus filiales. “Hasta 2015 alcanzamos una reducción acumulada del -38,7 por ciento”, reconoce el directivo. Honda también piensa en la huella de carbono y por eso se fijó el objetivo de reducir sus emisiones en un 30 por ciento para finales de 2020.

Otra de las entidades que está atenta es Banco Galicia, que aporta emisiones de gases de efecto invernadero a través del consumo de energía eléctrica. Por tal motivo, anualmente lleva a cabo una medición de su huella de carbono con el fin de identificar posibles acciones que tengan una relación directa con el consumo de energía eléctrica. En 2013 la empresa inició un proyecto de Metas Energéticas que se basa en la reducción del promedio general en todas sus sedes. El banco también cuenta con un Sistema de Gestión Ambiental, que sirve para desarrollar su política ambiental.

Las prioridades de KC en materia medioambiental son una unión de las empresas mencionadas y suma nuevos desafíos: agua, energía, fibras, residuos y transparencia ambiental. “Esta misión nos inspira a buscar continuamente alternativas sustentables para reducir la presión sobre los recursos naturales con el desarrollo de alternativas sostenibles. Además, toda la fibra utilizada en la elaboración de nuestros productos tiene la certificación FSC”, señala Hofmann.

Como sus pares, Banco Macro realiza un uso sustentable de los recursos y difunde entre sus colaboradores y diferentes públicos externos buenas prácticas para el cuidado del medio ambiente. Con este fin, la entidad elige una tecnología más eficiente en términos de consumo, lo cual le permitió reducir el gasto energético. También posee un proyecto de gestión de residuos y reciclaje, fomenta el turismo sustentable, reacondiciona espacios públicos con la ayuda de voluntarios y está construyendo la Torre Banco Macro, proyectada bajo la certificación de normas LEED.

Tiempos de cambios

Innovación es un tema vigente, casi obligado en todas las organizaciones que tienen departamentos, programas y proyectos de RSE. No puede haber una empresa que trabaje en pos de un cambio sustentable si no se renueva o reinventa algunas de sus políticas y acciones. Uno de esos casos es Honda, que apunta al desarrollo de productos con foco en la movilidad sustentable, el cuidado y respeto por el medio ambiente, y el desarrollo de un entorno saludable.

Rebotella y Unidos por el Agua son los proyectos que eligió Danone para innovar. La primera iniciativa propone un envase elaborado con la mayor cantidad posible de material reciclado y fomenta una mayor inclusión social. Para el segundo programa, que está articulado junto a actores públicos, privados y el tercer sector, se construyeron 100 cisternas para la captación y el almacenamiento de agua, lo cual facilita el acceso al recurso acuífero.

La innovación también es parte del ADN de KC. “Es el motor que nos permite generar grandes revoluciones en el mercado de consumo masivo y crear categorías totalmente nuevas”, reconoce Hofmann. Tras ese objetivo, la empresa cuenta con La Usina, un centro de innovación shopper, que permite a sus clientes convertirse en socios estratégicos con el fin de diseñar en conjunto el futuro de las categorías de consumo masivo. “Nuestra innovación está puesta también al servicio de extender la vida útil de nuestros productos, nuestro packaging 100 por ciento reciclable y algunas iniciativas ecoamigables”, agrega.

La forma que eligió Banco Galicia para encarar proyectos de innovación tiene que ver con acciones de formación, comunicación y reconocimientos. En relación a sus colaboradores creó equipos hot teams que trabajan sin jerarquías y en un ambiente relajado y estimulante. Además, el banco formalizó una Red de Impulsores de Innovación compuesta por 56 colaboradores y en 2015 creó el Galicia Lab, un laboratorio dedicado a crear innovación disruptiva relacionada con el mundo digital.

Comunicar las acciones

Los ejes que protagonizaron las charlas en torno a la sustentabilidad durante el año y los departamentos y programas de RSE de las empresas tienen una forma de difundirse: el reporte de sustentabilidad. La mayoría de las organizaciones que enfocan su labor en estos temas presentan un reporte anual o hacen un seguimiento de las actividades que llevan a cabo. Este es el caso de HSBC, que no presenta un reporte, pero sí incluye información clave en el informe estratégico anual de la compañía. En cambio, Danone cuenta con un reporte de sustentabilidad a nivel global desde hace más de diez años donde se muestra su desempeño económico, social y ambiental en cada país.

Por su parte, Honda difunde un reporte regional que aborda las prácticas de buen gobierno corporativo y detalla productos, filosofía, acciones socioambientales y GRI de la empresa, entre otros temas.

Banco Galicia desarrolla su informe de sustentabilidad desde hace once años, donde refiere al ejercicio económico finalizado y lo presenta en conjunto con la memoria financiera. Otra entidad bancaria, en este caso Banco Macro, presenta un reporte de sustentabilidad desde 2007 y lo implementa de forma anual integrada desde 2014. A través de él comunica su estrategia, gestión, desempeño y perspectivas para el período anual finalizado en el marco de la coyuntura nacional e internacional.

Por último, KC desarrolla reportes de sustentabilidad anuales desde hace ocho años. Dicho documento se estructura según las prioridades de la organización a nivel global y local.

El reporte de sustentabilidad o informe de gestión es la forma más adecuada para que empresas de rubros diversos puedan comunicar de manera transparente sus acciones en materia de RSE. Junto a la innovación, la inclusión social, la igualdad de género y el cuidado del medio ambiente, forma parte de un grupo de temáticas que lideraron las charlas de 2016 en materia sustentable. Un camino que, sin duda, todas las organizaciones están tomando.

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com