Bridgestone: 100 años de historia

29 febrero, 2016
slider-prs-34-empresa-responsable-bridgestone

Empezó como aquella Firestone que anunciaba sus carteles en la avenida 9 de Julio. Fue mutando y creciendo con la comunidad y para ella hasta convertirse en una empresa que,  en la actualidad, tiene 1500 empleados. Su director, Agustín Pedroni, también creció con ella y le dio no solo un toque humano, sino también una nueva gestión de RSE.

Durante sus vacaciones de 1996, un estudiante muy joven de la Universidad Católica Argentina (UCA) imprimió varios CV, se puso un traje y salió a buscar trabajo en las empresas de su barrio. Dos meses después tuvo una entrevista con Daniel Benvenutti, el entonces Gerente de Recursos Humanos de Bridgestone. Ese fue el comienzo de Agustín Pedroni en la compañía.

“Si bien viví algunos años en Rosario, pasé casi toda mi vida en José Mármol –relata Pedroni–. En esta zona se encontraban Bridgestone, Colgate y Dánica, entre otras, y yo tenía ganas de entrar en una empresa industrial. Conocí los pasillos de la compañía desde muy abajo. Estuve pocos meses como cadete administrativo y, con el tiempo, me fui desarrollando en diferentes puestos del área comercial”. Así fue como el 2 de mayo de 1996 empezó su historia en la empresa con una ferviente convicción de que algún día sería su presidente.

El legado de un siglo

Pedroni es licenciado en Administración de Empresas y desarrolló su carrera en el área de servicios mineros, luego junto al Director Comercial y en 2007 se trasladó a Nashville, Tennessee (Estados Unidos) por un período de tres años para asumir el cargo de Gerente Comercial para toda Latinoamérica. Lo acompañó su esposa, Rosana, con quien está casado desde hace diez años. “No fue fácil irme a vivir a una ciudad como Nashville. Para mi mujer fue muy difícil. Pero en esa experiencia llegamos a tener un nivel de amistad y amor increíble; fue una época maravillosa que viví con ella”. Cuando volvieron en 2010 nació su hija Lara, que fue sietemesina. Y ese nombre, homónimo al de la protagonista de Doctor Zhivago, la obra literaria clásica de Boris Pasternak, no fue arbitrario. Tanto Pedro como Rosana iban a llamarse Lara. Pero uno nació varón y frustró la intención de sus padres, y la otra, aunque mujer, recibió otro nombre. Pedroni trasladó la fortaleza en su matrimonio y la relación con su familia a su trabajo, a una empresa que había abierto sus primeras oficinas en abril de 1915 con el entonces nombre de Firestone.

En 1931, el mismo año que nacía Bridgestone en Kurume (Japón) de la mano de su creador, Shojiro Ishibashi, Firestone levantó una planta en la localidad de Llavallol (partido de Lomas de Zamora). En 1988 la empresa fue comprada por su par japonés y su razón social cambió definitivamente a partir de 2006. Como tal, Bridgestone es una empresa multinacional que manufactura partes de autos y camiones, y cuyo nombre proviene directamente del apellido de su creador, que signfica “puente de piedra” en japonés (o stone bridge, en inglés). Hasta 2014, la compañía era la mayor productora de llantas en el mundo, por delante de Michelin, con presencia en más de 20 países. 

Tradición sustentable

A cargo de la Argentina, Chile, Uruguay, Perú y Bolivia desde el 1° de enero de 2015 como Presidente de la empresa, Pedroni asegura que el concepto de RSE no es nuevo para ellos. En la actualidad, la compañía cuenta con un departamento de RSE, a cargo de dos personas, que llevan adelante todos los programas sustentables y la comunicación en redes sociales. “Ellos trabajan directamente con el Director de Recursos Humanos y difunden todas las novedades y los proyectos a través de la comunicación interna con Intranet, e-mails y carteleras. También tenemos dos revistas, un house organ que les llega a todos los empleados de la empresa y otra destinada a los dealers y la red de distribución”, explica Pedroni. Según detalla el Presidente de la empresa, muchas veces se llevan a cabo charlas sobre aspectos de RSE y salud para el personal a cargo de especialistas. Pero aunque esta área ya tenga sus representantes, todo aquel empleado que quiera participar de los proyectos o programas de la empresa puede hacerlo. “Voluntario puede ser cualquiera, quien tenga esa inquietud también puede participar”, asegura Pedroni. Y agrega: “Insertarnos en la comunidad está metido en la idea de la empresa”.

El programa de RSE de Bridgestone posee cinco aristas: seguridad vial, medio ambiente, comunidad, educación y salud. “Cada una de estas iniciativas tiene su propia entidad aun cuando no estén enmarcadas dentro de un programa de RSE”, subraya Pedroni. Haciendo mención a las palabras de Ishibashi, el Director insiste en que el lema y misión de la compañía es servir a la sociedad con calidad superior. “Ninguna empresa puede subsistir, generar bienestar o crecimiento si no se preocupa por la sociedad en la que se desarrolla”. Por eso, hace hincapié en que la empresa que lidera no tiene como fin vender un buen neumático, sino hacer que la comunidad en la que opera sea mejor y, de esta manera, contribuir en el crecimiento de la sociedad. “Nuestro objetivo va más allá de perseguir ganancias. Si uno se concentra solo en generar dinero, el negocio no prospera”, sintetiza. 

Medio ambiente

Bajo el lema “Por una conducción más ecológica”, internamente también se llevan a cabo otro tipo de iniciativas. “Hay campañas de reducción de consumo de papel, se juntan tapitas para el Hospital Garrahan y se está elaborando un plan interno para potenciar el reciclado dentro de la empresa”, especifica Pedroni. Todo esto se hace, enfatiza el directivo, con el fin de brindarles a los empleados un ambiente donde puedan ser educados en estos temas. “Más que promoverlo para afuera, tienen que ser un ejemplo a nivel interno”, sentencia.

Seguridad vial

El programa de seguridad vial es una arista muy importante de Bridgestone que empezó internacionalmente hace diez años y se subdivide en diferentes iniciativas. Desarrollado junto a la Federación Internacional del Automóvil (FIA), el programa contribuye a incrementar la concientización en la seguridad vial. Las más notables de sus aristas son quizás “Piensa antes de Conducir” y el “Simulador de Impacto”. “Piensa antes de Conducir explica circunstancias que pueden suceder durante el manejo. También realizamos actividades en la Costa Atlántica y distintas ciudades del país con el chequeo de inflado y la seguridad de los vehículos”, relata Pedroni. De acuerdo al sitio web de la organización (www.bridgestone.com.ar), está comprobado que “el correcto mantenimiento de los vehículos salva vidas, contribuye a ahorrar dinero y evita la generación de emisiones nocivas al medio ambiente”.

Por otro lado, “el Simulador de Impacto genera la misma situación de un choque a 20 kilómetros por hora”, indica Pedroni. Y agrega: “A veces lo utilizan en actividades para los empleados y en otras ocasiones recorre el país con acciones de seguridad vial”. Con el fin de poder demostrar las consecuencias de un choque, la empresa decidió construir un dispositivo destinado a simular las sensaciones que puede tener una persona ante un impacto a una velocidad variable. Más de 15 mil personas ya probaron el simulador. 

Educación

La iniciativa que tiene que ver con el panorama educativo tiene como principal programa la “Escuela de Negocios Móvil”, que funciona desde 2003. Pero se había gestado dos años antes, en plena crisis económica. En este entonces, en la empresa no tenían recursos para contratar un orador que diera las clases y le consultaron a Pedroni si conocía a alguien que pudiera hacerlo. Él recomendó a Jorge Pedroni, su padre, que era profesor universitario y es el actual Director Académico de la escuela. Con un decir moderado y justo, Jorge transmite tanta paz en sus palabras como su hijo. En ese tono recuerda los comienzos de la escuela cuando tres estudiantes de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires (UBA) presentaron un proyecto para construirla, lo ganaron y en seis meses tuvieron lista una estructura de un material tan simple como la chapa, con aulas, auditorio y paneles móviles. En la actualidad, las clases se dictan de martes a jueves en una escuela estructurada en tres partes: educación formal, técnica y práctica. “Somos la única Bridgestone en el mundo que tiene estas patas de educación –dice Pedroni–. La combinación de las tres es única”.

Agustín Pedroni habla de su padre con admiración y lo nombra “un intelectual que hace culto de la educación con su ejemplo”. Es hijo único, se autodenomina muy familiero y cuando habla de su madre, que falleció el año pasado, contagia su dolor y un recuerdo feliz. El flamante Presidente está convencido de que el programa es eficaz. “Cuando hablamos de escuela de negocios no sé si tiene que ver con RSE o recursos humanos, pero sí estoy seguro de que podemos ayudar a las personas a que tengan la posibilidad de hacer el colegio secundario para adultos, tecnicaturas, licenciaturas y posgrados. Alguien que no tuvo la oportunidad de terminar el secundario hoy lo puede hacer. Y, si quiere, después puede continuar con estudios de grado. Al empleado le cambiaste la vida”. Los resultados hablan por sí solos: casi 400 personas ya se recibieron en cualquiera de estas fases.

Otro de los programas educativos es el “Centro de Entrenamiento”, que se inauguró en mayo de 2015 y está enmarcado dentro de la Escuela de Negocios. Allí, los participantes pueden tener contacto directo con todos los ámbitos que componen un punto de venta con el fin de capacitarse en el cuidado y mantenimiento de los vehículos, y poder brindar experiencias de compra. Hasta octubre se habían dado varios cursos tanto para el plantel interno como para estudiantes de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y alumnos de colegios secundarios.

El edificio donde se llevan a cabo las clases, en proceso de recibir su certificación LEED Silver, se hizo de manera sustentable, con un consumo racional del agua, con el uso de energía de manera eficiente, la conservación de materiales y el cuidado de la calidad ambiental interior. De esta manera, se busca generar una reducción del impacto ambiental y lograr un mayor confort para los asistentes. El Centro de Entrenamiento también cuenta con una variedad de plantas nativas y espacios de estacionamiento exclusivos para aquellos estudiantes que practiquen carpooling.

Comunidad

Dos iniciativas se distinguen en esta arista: la primera es “Caravanas Solidarias”, que son programas educativos que tienen que ver con el desarrollo de la red de la empresa y que se hacen en contingente junto con otras empresas de la zona. La segunda es “Corre Caminata”, que se realiza desde hace varios años en el municipio de Lomas de Zamora. “Se trata de dos maratones, una de 7 kilómetros competitiva y otra de 3 participativa. Todo lo recaudado va a Bethania, una ONG para personas con capacidades diferentes”, comenta Pedroni. Desde la creación de la maratón en 2009 ya participaron más de 2000 personas.

Existen otras actividades que la empresa realiza en beneficio del personal, como la fiesta de Navidad, destinada a los hijos de los empleados, que tiene juegos y actividades. Para la Noche de los Museos, la compañía pone a disposición once micros que llevan a unas 500 personas a visitar tres museos a elección de la empresa.

Todos estos beneficios en su conjunto, sumados a las políticas en RSE, colaboraron a que la rotación de empleados se redujera. De acuerdo a Pedroni, la cantidad de personas que se va de la empresa disminuyó, sobre todo entre el personal asalariado. “Además, el ausentismo bajó radicalmente en los últimos meses a través de programas para concientizar e incentivar el presentismo que se suman a las oportunidades de la empresa”, explica. Por otro lado, en el marco de mediciones estandarizadas que llevan a cabo, hubo casi un 90 por ciento de respuestas positivas al evaluar a la compañía como Great Place to Work.

Una apuesta que funciona

En un mundo globalizado en el que nuevas generaciones priorizan para su carrera profesional un cambio constante y que conciben el crecimiento laboral en diferentes empresas, Pedroni eligió el camino inverso. Empezó con un sueño, se quedó y hoy es la cabeza de la compañía que lo vio formarse. “Me quedé en la empresa porque cada dos o tres años tenía una serie de cambios. Cada vez que aparecía una oferta desde afuera surgían desafíos profesionales dentro de la empresa que también me impulsaban a seguir avanzando en lo personal”. Y en la visión del experto “todo tiene que ver con las metas que uno establece desde el inicio”. De esta forma, Pedroni recuerda sus inicios: “Cuando ingresé en la empresa tenía la meta de ser Presidente. Aunque nunca me impuse tiempos, sí trabajé con miras a eso”. Otra de las razones que Pedroni atribuye a su larga carrera en la empresa es la motivación. “Obviamente es importante estar en un entorno que te gusta. Además, desde que ingresé siempre me acompañaron líderes y mentores, y hubo buen compañerismo”. Y agrega: “Si venís a trabajar contento, tenés ganas”, concluye.

Tanto ese entusiasmo y sus metas como la necesidad de retribuir lo recibido también rindieron frutos en el marco de la RSE. Si bien la participación de la empresa en ese ámbito había empezado desde hacía años, todavía había lugar para nuevos aditamentos. “Mi aporte en RSE fue llevar adelante el Programa de Reciclado y Medio Ambiente. Pero el orgullo que tengo es el Centro de Entrenamiento, que impulsé y lideré sin todavía ser Presidente. Lo hicimos realidad este año”, recuerda con satisfacción. Un hombre al que le brillan los ojos cuando habla de su madre no solo supo darle el empuje necesario a una de las patas de RSE de la empresa, sino que le regaló su costado más humano y eso, en el corto plazo, marca la diferencia.

Agustín Pedroni

Colegio: Euskal Echea (Llavallol).

Universidad: UCA.

Posgrados: Desarrollo Gerencial (UCA); Programa de Alta Dirección (IAE); diferentes cursos de Liderazgo y Programas Corporativos; Global Development Class (Japón y Estados Unidos); Posgrado en la Universidad de Vanderbilt (Estados Unidos).

Idiomas: Inglés y portugués básico.

Hobbies: Fútbol 5 con amigos y golf con mi papá.

Héroe de ficción favorito: Indiana Jones.

Palabras o frases que usás más: Sinergia, potencial, mejora (las tres a nivel profesional).

Lo que te hace reír: Una reunión con amigos y jugar con mi hija y mi mujer.

Lo que más disfrutás: Salir de viaje con mi familia; estar con ellas de vacaciones.

Lo que más te gustó hacer en tu vida: Ser papá, tener la familia que tengo. A nivel profesional haber llegado hasta acá; el viaje para llegar hasta dónde estoy.

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com